miércoles, 4 de mayo de 2011

El cuerpo de Bin Laden


Clérigos de Arabia Saudí, lugar de nacimiento del líder de Al Qaeda, Usama Bin Laden, han asegurado que arrojar su cuerpo al mar "no es una forma islámica" de entierro y han rechazado las afirmaciones de Washington en las que asegura haber respetado los ritos musulmanes.

Se asegura que el cuerpo de Bin Laden fue colocado en una bolsa con peso y se arrojó al mar Arábigo desde la cubierta de un portaaviones norteamericano.

"Esta no es la forma islámica", ha asegurado el jeque saudí Abdul Mohsen al Obaikan, consejero de la Corte Real de Arabia Saudí, que ha señalado que "el cuerpo se entierra en la superficie como cualquier otra persona".

Washington ha sostenido que el cuerpo de Bin Laden ha sido tratado con respeto. Según las informaciones desveladas hasta el momento, su cadáver fue lavado y cubierto en un sudario blanco en los preparativos del entierro, que duró casi una hora, y se entonaron cánticos religiosos antes de que su cuerpo se arrojara al agua.

El clérigo y juez saudí Issa al Ghaith ha asegurado que Estados Unidos ha cometido un error al tirar el cuerpo al mar y ha apuntado al "miedo de los estadounidenses a su figura incluso después de su muerte".

En Yemen, los críticos han insistido en que el cuerpo de Bin Laden debería haberse devuelto a su familia.

Estados Unidos ha alegado que arrojar su cadáver al mar era la mejor opción posible, ya que trasladar su cuerpo a otro país habría supuesto demasiado tiempo.


Lo cierto es que no está claro si el mundo verá alguna vez una prueba visual respecto a este asunto.

Pero también es cierto que este capítulo no esta cerrado con la muerte del máximo lider terrorista, sobre todo cuando de por medio existen creencias extremas y se movilizan con ellas una serie de emociones y pasiones, bordeando muchas veces el límite de la insanía.

5 comentarios:

Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

No solo es el ritual a seguir en un entierro, si no que tampoco son formas de acabar con un terrorista por muy sanguinario que sea.
Los Yankis han vuelto a demostrar que en esto de respetar leyes, cuando se trata de sus intereses, para ellos no hay escrúpulos, (una vergüenza.)Si yo fuera Obama, renunciaría al nobel de la paz.
ilustrativa entrada...besos

Gael dijo...

Sorpresa y dudas por la ausencia del cadáver solo hará que esto se convierta en un mar de sospechas y los norteamericanos sigan sin dormir (al menos en paz)
Un abrazo

jenelvi dijo...

¿Se aplicará el dicho ...muerto el perro se acabó la rabia? espero que sí.

RBC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RBC dijo...

Creo que este asunto no se resuelve con este episodio: de por medio hay mucho conflicto, interéses, desafios....la verdad que no creo Jenelvi que se acabe acá.

Esperemos que la paz algún día se imponga sobre la violencia.

abrazoss