jueves, 27 de mayo de 2010




La vida conyugal es una barca que lleva dos personas en medio de un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hundirá.

León Tolstoi

7 comentarios:

jenelvi dijo...

Llenaos mutuamente las copas, pero no bebáis de una sola copa.
Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad y estad alegres, pero que cada uno sea independiente.
Las cuerdas del laúd están solas aunque vibren con la misma música
KHALIL GIBRAN

Carlos dijo...

Para navegar en este oceano matrimonial hay que ser tolerante, permisivo y paciente; independiente, promotor, positivo y visionario; amante, compañero y amigo, ... ufff

Saludos

RBC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RBC dijo...

Ustedes lo han dicho muy bien y concuerdo plenamente.

El oceáno es grande y el mar no siempre esta quieto, depende de la pericia de los tripulantes que siga su curso o no.

alicia dijo...

y que no este a la deriva a pesar de lo dificil

RBC dijo...

No pues, sin brújula no se llega a buen puerto.

carlos dijo...

que frase magistral...