jueves, 25 de febrero de 2010

De metáforas y conejos


El Conejo Blanco es un personaje del libro Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas (Lewis Carroll). Es el segundo personaje en aparecer en la obra, después de Alicia; de ojos rosados que usa chaqueta, chaleco y reloj de bolsillo con leontina, que pasa corriendo al lado de Alicia diciendo "¡Dios mío!¡Dios mío!¡Qué tarde voy a llegar!". Llena de curiosidad, Alicia lo sigue hasta su madriguera, que resulta ser un pasaje al País de las Maravillas. El Conejo aparece nuevamente en los últimos dos capítulos de la obra, como paje del Rey y la Reina de Corazones.

El Conejo en la obra representa el estrés de la vida que provoca que las cosas no se hagan del todo bien y haya que volver atrás y adelante varias veces para corregir los errores. Este ritmo de vida también le provoca ese despiste y que no reconozca todo lo que le rodea.

En la cultura popular, el Conejo Blanco se ha convertido en un símbolo, donde seguir al Conejo Blanco describe el acto de seguir a algo o a alguien ciegamente, y cuya persecución desemboca en aventuras y descubrimientos. Esta metáfora ha sido utilizada numerosas veces en la literatura, el teatro, el cine y la televisión.

Quién diría! tan mimoso, estresado y lindo a la vez :)

8 comentarios:

Furabia dijo...

Una lección para el estilo de vida de muchas personas que viven pendientes del tiempo. Eso ya no es vida..

educavent dijo...

me temo que seguir a alguien ciegamente no es algo que sea recomendable (a mi juicio al menos)

Un abrazo

Jenelvi dijo...

No hay nada más tirano como el tiempo, no lo puedes ni detener ni retener.El tiempo va ..el tiempo viene.

alicia dijo...

no seguiré a algún conejo que se me cruce ;)
la canción es mostra

NoSurrender dijo...

esta semana hemos tenido tanto trabajo, que sólo he visto conejos blancos por la oficina. Eso sí, han sustituido sus relojes por blackberrys :)

RBC dijo...

La tiranía del tiempo, el estrés que se apodera de muchas existencias, la ceguera o el "no querer ver las cosas", son muchas las representaciones de éste Conejo y ahora en vez de reloj los blackberrys, como dice NoSurrender :)

Saludoss

Bellaluna dijo...

Alicia no me gustó nunca, y sin embargo alguno de sus personajes sí. El conejo y su reloj somos nosotros: llenos de bondad y sentimiento y destrozados por la vida cotidiana.

Me quedo con la reina jacobina degollando súbditos... especialmente los que llevan la blackberry cargada en la cartuchera a punto para disparar al empleado díscolo

RBC dijo...

De acuerdo Bellaluna.
El conejo representa bastante de lo humano y en éstos tiempo cobra mayor personificación.
Interesante tu análisis sobre la reina.

Saludoss