lunes, 16 de noviembre de 2009

"Frente a la ira, cuente hasta cien"


Vivimos instalados en la inmediatez, y eso se traduce también en nuestras reacciones. Del mismo modo que cuando recibimos un correo electrónico o un SMS nos sentimos empujados a contestar sin demora, también cuando experimentamos una emoción tendemos a darle salida inmediatamente. Cada día asistimos a escenas de conductores que pierden los estribos, parejas que se comunican a gritos y jefes que se dirigen a sus empleados en un tono de voz hiriente.

Uno de los problemas de las expresiones de furia son los daños que luego hay que subsanar. En unos segundos desafortunados se puede destruir una confianza que ha necesitado años para edificarse.

Una fórmula mágica:

"La ira no nos permite saber lo que hacemos, y todavía menos lo que decimos" (Arthur Schopenhauer)

Si dejamos que la energía negativa llegue a su punto máximo, el resultado será un conflicto mayor que destruirá un vínculo.
Mejor es aplicar la estrategia de "lo contrario es lo conveniente" donde apostamos por la emoción contraria que reducirá la tensión.
El País

Antes de liberar a la "bestia", contemos hasta 100 :)

11 comentarios:

educavent dijo...

Hola RBC, Comparto totalmente el post, aunque agregaría que todas las emociones por igual.

El mal manejo de las emociones es el gran culpable de los máximos errores en nuestra vida.

¿Cuantos errores hemos cometido porque hemos dicho que si cuando queríamos decir que no?

Un abrazo

Jenelvi dijo...

Y si no basta cien contemos hasta doscientos.
El que domina a los otros es fuerte; el que se domina a sí mismo es poderoso. Lao-tsé.

RBC dijo...

Educavent, ese asunto de saber decir "no" a muchas personas no les resulta sencillo por muchas razones, entre ellas el quedar bien frente a los demás, por inseguridad, por costumbre, etc. Pero antes que nada hay que hacer conciencia de que uno tiene esta "debilidad" y trabajarla o ponerla en acción. Nos ahorrariamos varios errores, como bien dices.
Un abrazote y espero estes bien


Jeny, con esa frase de Lao-Tsé lo dijiste todo.
Un abrazote por tu cumple que es mañana :)

NoSurrender dijo...

Supongo que es falta de conocimiento de nosotros mismos. Y que confundimos emociones con sentimientos. La bestia, como bien dices, es muy poco reflexiva.

Un abrazo.

trio dijo...

he contado hasta cien antes (casi uno por día) y con toda calma y sin miedo a equivocarme digo: NO CREO Q ME CONFORME CON TU AUSENCIA

alicia dijo...

muchas cosas hacemos y dejamos de hacer cuando somos presos de la ira
no dejemos de contar

RBC dijo...

Hola Nosurrender,
bien dices que la ira es una emoción básicamente, y además que varía en intensidad, sobre todo cuando es acumulada o no es procesada. Es bueno expresarla de un modo asertivo sin llegar a niveles de violencia, pero para ésto necesitamos reflexionar, cosa que no siempre se puede y nos gana "la bestia"
Un abrazo

Trio, a veces contamos sin cesar
Saludoss

Hola Alicia, es acertado lo que dices, hacemos y decimos cosas irreflexivas varias veces en la vida y ahi dejamos escapar la ira, que si bien es importante descargarla porque no podemos contenerla preligrosamente, creo que debe ser constructivamente.
Bienvenida

Blá. dijo...

y qué hacer si en el 22 la bestia escapa?
cuando no se puede más?

Jenelvi dijo...

Para Blá...si la" bestia" se escapa empieza a contar de nuevo.Suerte.

RBC dijo...

Blá hola,
espero que puedas dominar a la bestia.

Blanca G. Aldonza dijo...

Cómo bien decís, controlar las emociones, como poco, ahorra energías; energías que podemos utilizar para cosas mejores y más provechosas.

Si quieres perder la razón en un instante, sólo necesitas perder el control de ti mismo...muchas cosas quedan en evidencia .

¿Cuál sería el truco?
dice el refranero castellano: 'No hace daño quien quiere, sino quien puede'
...pararse a pensar si un momento inoportuno/ una mala acción, etc, merecen nuestra atención.

Un abrazo, en la distancia :)