martes, 16 de septiembre de 2008

Por qué a veces no nos entendemos


Cuentan que una persona le entregó una moneda a cuatro personas.

El primero, que era persa, dijo: "Compremos angur". El segundo, árabe, se negó rotundamente y dijo que mejor compraban inab. El tercero, que era turco, dijo: "Este dinero es mío y compraré usum". Finalmente el cuarto, griego, dijo: " Silencio, compraremos israfil".

Empezaron a pelearse entre ellos y, finalmente, la moneda cayó a un pozo y nadie pudo comprar lo que quería.
Esto no habría pasado si hubieran sabido que todos querían exactamente lo mismo, expresado en diferentes idiomas: uvas.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Ademas de una buena comunicación debemos agregar confianza, buena fe, voluntad y hasta paciencia, en resumen, ganas de entender.

Saludos.

Gael dijo...

La más complicada comunicación es aquella donde no se escucha a la otra persona

Jenelvi dijo...

No nos entendemos cuando existen más diferencias que coincidencias.

RBC dijo...

Además de lo que Uds. aportaron, la fluidez en la comunicación la hará sostenible.